Paula y Marina, cfgm estética, movilidad en Verona (Italia)

Ya hemos llegado a la recta final de este increíble recuerdo que siempre permanecerá en nuestras vidas.

Han sido unos meses de esfuerzo, pero nos llevamos una gran experiencia dejando atrás a personas, lugares y momentos maravillosos.

 

Sin duda no nos arrepentimos de haber elegido el camino difícil, ya que esto nos ha ayudado a crecer como personas y a saber ver la vida desde otra perspectiva.

Damos las gracias a FUNDACIÓN DOLORES SOPEÑA por habernos dado esta magnífica oportunidad de conocer el mundo laboral desde otro punto de vista y de otra cultura.

Así pues… os animamos a todos los que tengáis ganas de vivir un ERASMUS, dejad los miedos atrás porque entonces será cuando comencéis a disfrutar.

En conclusión… La vida es corta y hay que vivirla.

 

Marina y Paula.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 7 =