Ana Angulo y Eva Luis. Guastalla (Italia). Educación Infantil

Hemos vivido la experiencia de una movilidad Europea en Italia, concretamente en la Región de la Emilia Romagna, situada entre Milán y Florencia.

Tras nuestra llegada al aeropuerto de Bolonia (ciudad más importante de la zona) y ponernos en contacto con el resto de participantes de la experiencia, un total de 39 personas entre docentes y Educadores Infantiles de diferentes escuelas,  nos trasladamos a Guastalla, lugar donde nos alojamos y recibimos toda la formación del programa Progetti Infancia, allí nos recibió la coordinadora del mismo, Rossi Federica.

 

Nos llama la atención, que llegamos a un centro de atención a las familias, lugar donde se coordina la intervención educativa que se sigue en las diferentes Escuelas infantiles y espacio de encuentro para las familias, esto pone de manifiesto la implicación e importancia que en la región se le da a la Educación Infantil.

 

Tras este primer día, para situarnos y orientarnos un poco, comenzó la dinámica que íbamos a seguir durante la semana, por las mañanas visita a diferentes Escuelas Infantiles, allí llamados “Nidos”, impresionantes cada uno de ellos, por la dotación en recursos, tanto humanos como materiales y lo más llamativo, los espacios con los que cuentan, especialmente los Jardines, donde los niños y niñas tienen  multitud de espacio al aire libre donde jugar, experimentar…aprender…. un detalle significativo… no hay aula de psicomotricidad… ¡lógico!, no la necesitan.

 

1.Nido d’infanzia Iride

 

2.Aula de experimentos naturales  Nido Iride

Las escuelas infantiles visitadas tienen un eje central común, fomentan la autonomía del niño/a a través de experiencias reales con el entorno natural que les rodea y gran multitud de materiales que hacen de cada espacio un lugar único y especial, ya que los menores pueden poner en práctica distintas áreas de aprendizaje como las habilidades sociales, los hábitos y rutinas, dibujo, plástica visual, iniciación a la lectura etc., en un ambiente libre, donde pudimos observar que cada lugar puede ser educativo y como las coordinadoras pedagógicas afirmaban “es más fácil educar a un niño o niña sin miedo, que corregir miedos aprendidos” ya que para ellos es fundamental el concepto del niño/a que investiga, es curioso, explora y experimenta.

Por las tardes, volvíamos a Guastalla, al centro de Atención a las familias, donde  asistimos a jornadas de formación, impartidas por las coordinadoras pedagógicas de las escuelas visitadas, jornadas muy interesantes, enriquecedoras, innovadoras, pero también agotadoras.

Una de las tareas obligadas, era visitar a nuestro alumnado que realizaba la FCT, en El Nido Pifferaio Mágico, en la ciudad de Parma, ciudad universitaria, con historia, tradición y un centro urbano “bellisimo”. La visita, que duró un poco más de tres horas, ha sido una de las experiencias más gratificantes y satisfactorias que hayamos podido tener. Ver a “tus alumnos y alumnas” cómo se desenvuelven en un contexto, ciudad y país diferentes, sin sus familias, sin sus amigos, totalmente integrados en la vida de la Escuela Infantil, ver cómo están disfrutando y aprendiendo, y escuchar la valoración que hacían de nuestro alumnado, en palabras de las educadoras italianas: “ragazzas y ragazzo bravissimo” (chicas y chicos muy buenos)…. verlos allí y haciendo de nuestros traductores y guías, hacía que literalmente se nos “cayese la baba”.

Tuvimos tiempo para el reencuentro, con nuestras ponentes en las Jornadas Bassa Regianna “La Pedagogía del Asombro”, con Mascia Marconi, tuvimos la ocasión de visitar la Escuela Infantil en la que ejerce como coordinadora pedagógica, además de ser una de las formadoras del curso y Giliola Belli, tuvo la gentileza de venir al Centro de Atención a las Familias para visitarnos. “Es muy grato estar allí y ver cara conocidas”.

La última actividad  a la que nos invitaron fue hacernos partícipes de un laboratorio junto al Atelierista que nos visitó en el centro de Atención a las familias. La experiencia estuvo llena de color, creatividad y compañerismo ya que todos los componentes participamos activamente en su desarrollo, además de disfrutar gratamente con el resultado de unos cuentos estupendos, fruto de nuestros trazos  libres  con diferentes materiales tintas,tizas,colores,etc.

A toda esta experiencia añadir la buena compañía, un grupo de docentes de diferentes partes de España, con los que hemos compartido información, experiencia y convivencia, en los pocos momentos que teníamos libres… y también buena comida.

Por último agradecer al equipo de movilidad y a las compañeras que nos han precedido en esta experiencia, por transmitirnos la ilusión y la motivación para realizar esta movilidad que nos ha cargado de ideas y sobre todo ganas de innovar en nuestra práctica docente y seguir animando a nuestro alumnado y compañeros y compañeras del departamento a vivir la experiencia.

Laura morales. pcc. Lecce (Italia)

Voy a contar brevemente mi experiencia… Tengo que decir que hubo cosas buenas y cosas malas.

Cuando llegué estaba muy emocionada por comenzar con la experiencia, pero no fue del todo lo esperado…  Se suponía que estaría una semana o un poco más en casa de la tutora, pero resultó que tendría que estar hasta el 4 de noviembre en su casa, eso quería decir que pasaría casi todo el tiempo  con ella y su familia…

Después de dos semanas insistiendo y con la ayuda de Antonio y Rosario, conseguí encontrar un piso para mí, y días después llegaron otras estudiantes españolas, ahí fue cuando al fin comencé a disfrutar de mi Erasmus.

 

Iba a las prácticas entre semana, salía con otros Erasmus los fines de semana y con la organización de Erasmus de la universidad hice un viaje a la toscana. Ese viaje fue de lejos la mejor experiencia de todas, los sitios que visitamos fueron fantásticos, valió la pena tantas horas de autobús…

A parte de estar en Firenze, también estuve en Siena, Pisa y en las Cascadas de Saturnia, fue estupendo conocer esos lugares tan distintos entre ellos.

Una vez que llego el 4 de noviembre volví a mudarme con las compañeras de piso, al principio fue muy bien, nos caímos bien y estábamos casi todo el tiempo juntas, hacíamos planes los fines de semana. Hasta que empezaron a haber ciertos problemas en casa que aún siguen sin haberse aclarado…

En las prácticas en un principio era todo más difícil, porque al ser otro idioma me resultaba muy difícil relacionarme, pero poco a poco fui manejándome mejor en ese aspecto. Con los jefes no era tan fácil, porque se molestaban un poco cuando no entendía algo y no tenían mucha paciencia, pero con las compañeras mucho mejor, ya que me ayudaron muchísimo mientras estuve allí.

Con todo lo que he contado no quiero desanimar a nadie, solo he contado mi experiencia que no tiene que ser la de nadie más, a pesar de lo malo, miro lo positivo que me ha pasado estando allí.

Lo positivo es que he conocido lugares que no hubiera conocido nunca, he descubierto cosas de mi personalidad que no conocía, como que soy más paciente de lo que pensaba, también he aprendido a manejar el dinero de forma más responsable y administrarlo mejor.

 

Sobre todo he descubierto que no todas las personas de un lugar son iguales, ya que algunos te tratan súper bien y otros por no hablar el mismo idioma te dan un poco de lado, pero son más las personas que te ayudan a que te sientas mejor.

La conclusión a la que llego después de este viaje es que todas las experiencias, buenas y malas te hacen crecer, conocerte más a ti mismo y descubrir que estando lejos sale un instinto de supervivencia que te hace madurar en muchos aspectos. Por lo que sin duda volvería a repetir la experiencia Erasmus aunque claramente cambiaria algunos hechos que pasaron.

Soledad Zapata y Gloria Meléndez, alumnas de cfgm cae, en Lecce (Italia)

ERASMUS; experiencia que te cambia la vida, te incita a conocer gente nueva, encontrarte a ti mismo y vivir una vida entera en solo 3 meses.

 

Estos 3 meses han sido para nosotras un continuo aprendizaje. Parece que fue ayer cuando llegamos a esta bella ciudad, con la incertidumbre de quien llega a un sitio nuevo, con un idioma distinto y adaptarse no siempre es fácil. Hoy se nos hace raro dejar el que ha sido nuestro hogar durante todo este tiempo.

 

Esta experiencia nos ha hecho crecer personalmente y laboralmente. Muchas veces el tiempo no es proporcional a la intensidad con la que vivimos las cosas. Hemos exprimido al máximo el tiempo, pudiendo disfrutar así de todo el Salento, Sicilia y el norte de Italia. Todo esto ha terminado pero se ha convertido en algo muy especial que ocupará por siempre un lugar en nuestros corazones porque Lecce también tiene un color especial.

Han habido conversaciones, momentos y emociones muy intensas, y, a partir de ahora, trataremos de vivir cada día al máximo y de transmitir a todas las personas lo que hemos conocido aquí y lo que ha significado para nosotras.

Ahora solo queda la inevitable sensación de ver como termina esta historia, pero con la oportunidad de haberlo saboreado y exprimido de principio a fin.

Ana y Paola, alumnas de asesoría de imagen, en Cosenza, Italia

Desde el primer momento sabíamos que queríamos disfrutar de esta experiencia juntas, y así fue.

Cuando llegamos a Cosenza nos encontramos en un pequeño pueblo cerca de la universidad, pero allí era donde se encontraban el resto de españoles que estaban haciendo el Erasmus en Cosenza.

Siempre teníamos cosas que hacer, fiestas, un bar donde nos encontrábamos todas las tardes y un pequeño supermercado. Se llamaba Arcavacata y ahí vivíamos todos.

Allí teníamos un grupo que nos organizaba excursiones a la playa, a fiestas y discotecas y a otras ciudades. Estas eran bastante económicas e íbamos siempre juntos en un autobús que nos llevaba y nos recogía.

A mediados de mes nos fuimos con nuestras amigas a Malta y fue uno de mis mejores viajes, 100% recomendable.

Han sido tres meses increíbles en los que hemos hecho grandes amigos a los que esperamos volver a ver en España. Sin duda una experiencia inolvidable e irrepetible.

Chari y Celia, alumnas de educación infantil en Parma, Italia

Después de unos días en España echamos la mirada atrás y recordamos como empezó todo…

Ganas, ilusión, motivación, felicidad y así comenzó nuestra aventura, también teníamos un poco de miedo al ser otro idioma, el no estar con nuestra familia y amigos, el no saber cómo serían las prácticas…. Pero algo teníamos claro esta experiencia nos aportaría muchas cosas positivas.

La escuela infantil nos rompió todos los esquemas que teníamos, la acogida por parte de las educadoras fue maravillosa y desde el primer momento nos trataron como a una más.

Pero sin duda lo mejor fue el cariño y la alegría que nos transmitieron los pequeñajos desde el minuto uno. Los echaremos mucho de menos

Otra de las cosas maravillosas que nos ha dado estar en Italia es conocer tantos sitios, los cuales nunca pensabas que iríamos

 

Parma

Esta foto fue cuando nuestra profesora Rocío Pardo nos visitó, nos hizo mucha ilusión verla y pasamos un gran día enseñándole nuestra ciudad.

Bolonia

Nuestro primer viaje…

Venecia

Para este viaje decidimos pasar 2 días para poder conocer a fondo cada rincón de Venecia ya que, nos hacía especial ilusión conocerla.

¡¡¡Lo que más no llamó la atención de Venecia fue su gran plaza, nos enamoró!!!

Burano

Murano

Torcello

Fidenza

Modena

Milán

Brescia

Sirmione

Verona

¡¡Si tuviéramos que resumir nuestra experiencia con solo una palabra seria INOLVIDABLE, ya estamos pensando en cuando volver!!

 

 

Chari y Celia, Educación Infantil

Paula García, Lucía Cueto y Manuel Jiménez. alumnos de los cfgm estética y belleza y gestión administrativa. Rende (Italia)

Nuestra aventura empezó un 13 de marzo en el cual partíamos dirección a Catania con muchas ilusiones y unos nervios increíbles. Nosotros nos fuimos 2 días antes que  demás compañeros porque queríamos ver un poco antes de instalarnos en nuestras respectivas casas.

Recordamos que ese día en el aeropuerto estaban todas nuestras respectivas familias con mucha ilusión por esta gran aventura que íbamos a empezar.

 

Cuando llegamos a los que iban a ser nuestros hogares durante estos 3 meses estábamos muy desilusionados, porque las condiciones no eran optimas, había mucho moho en las casas, tenía muchos desperfectos y estaba muy mal situada de nuestras empresas.

Conocimos a unos chavales muy simpáticos de Jerez, los cuales nos hicieron mucho más amena las dos semanas que tuvimos de estancia en esa casa.

Después de dos duras semanas de peleas con los tutores que nos habían asignado aquí, tanto por nuestra parte como por parte de nuestro centro, conseguimos trasladarnos a una casa increíble cerca de todo y, lo más importante, de nuestras empresas.

Al poco de mudarnos nuestros amigos italianos nos empezaron a enseñar un poco toda Calabria, las playas, los bares que podíamos frecuentar y las fiestas por supuesto.

Hemos conocido a gente maravillosa, tanto de erasmus de otras ciudades como de Italia, y es con el recuerdo más maravilloso que nos vamos a quedar, las grandes amistades que hemos hecho y las risas fantásticas que teníamos en todo momento.  Comidas en familias, salidas por la ciudad y las grandes noches charlas hasta las tantas.

A finales de mayo hemos recibido la visita de la madre de Lucía, una visita que nos hizo mucha ilusión ya que hace mucho que no escuchábamos a hablar andaluz y con su llegada también llegaron momentos de comida en familia, pero con comida española, tortilla de papas, sangría, flamenquines caseros, etc.

Tras 3 meses de muchas emociones, tantas buenas como malas, volvemos a Sevilla con muchos sentimientos encontrados y con muchas ganas ya de volver a saber de todos nuestros amigos y poder tener la oportunidad de volver a verlos. Pero también tenemos muchas ganas de volver a ver a nuestras familias y amigos. Ha sido una experiencia increíble que sin duda repetiríamos.

Sonia Gil Mesa, alumna de cfgs educación infantil en Parma, Italia

Toda esta aventura de Erasmus, empezó un 7 de marzo de 2019.

Mis compañeras que me acompañaban y yo cogimos el vuelo ese día con destino Bolonia, la capital de Italia, donde después tendríamos que coger un tren para llegar a nuestra ciudad destino, Parma.

Recuerdo ese día en el aeropuerto con toda mi familia como un día muy emocionante pero triste al pensar que no los volveré a ver hasta dentro de 3 meses, pero mis ganas de estar de Erasmus fueron mayores y no lloré al despedirme. Estábamos todas muy emocionadas deseando de llegar ya y conocer nuestro nuevo hogar y saber cómo sería nuestra escuela infantil.

Cuando llegamos al que sería nuestro nuevo hogar por esos 3 meses, nos sentíamos super raras y en mi caso con mucho miedo ya que nunca me había ido de mi casa, pero nos adaptamos rápido y decoramos la casa con fotos de nuestros amigos y familiares para sentirnos como en casa.

Llegó el día de la presentación y estábamos muy nerviosas por conocer a las que serían nuestras educadoras ( porque son 3 educadoras por clases). Nos asignaron una clase a cada una, en mi caso me tocó la sezione mista, una clase que existe en Italia dónde hay niños/as desde los 0 años hasta los 6 años y me presentaron a las que serian mis educadoras. (Ilaria, Francesca, Valentina y la auxiliar Carmela).

Me han tratado super bien y cuidado como si fuera una más en la escuela infantil, me han dado muchos consejos sobre los niños/as y explicado los problemas que tenían cada niño/a.

Además, me han explicado la mitología y como se trabaja en las escuelas infantiles de Italia.

La aventura de la experiencia Erasmus fue continuando y cada vez entendíamos mejor el italiano y nos era más fácil comunicarnos con los niños/as.

Aprendía con cada cosa que hacían, la observación en Italia es muy importante por lo que me llevaba todo el día observando a los niños/as y sus formas de actuar o jugar.

Pero no todo son las prácticas en la escuela infantil ya que también he viajado con mis compañeras que estaban de Erasmus en el mismo destino.

Estos son algunos de los viajes que hemos realizado juntas:

MILÁN

BOLONIA

FLORENCIA

PISA

VENECIA

 VERONA

Todos estos viajes los hemos ido haciendo durante nuestra estancia en Parma en los 3 meses.

Son lugares maravillosos que nunca había pensado que podría visitar.

La experiencia en la escuela infantil es increíble ya que vas aprendiendo de los propios niños/as, ellos mismo te enseñan italiano y como hacen las cosas. Se les va cogiendo mucho cariño ya que son 3 meses allí durante todos los días.

Cuando regresas a España llegas con unas ideas diferentes a las que estabas acostumbradas en la formación DUAL y puedes hacer comparativas de la educación infantil en los diferentes países.

Esta experiencia hay que vivirla, simplemente son 3 meses de los cuales aprendes mucho, conoces a gente, y puedes hacer muchos viajes.  Recomiendo la experiencia Erasmus 100% para aquellas personas que tengan interés en como se podría trabajar de diferente manera con los niños/as en educación infantil.

 

 

Estefanía Pedrosa y Antonio Priego. Visita preparatoria erasmuspro Italia

Los docentes Estefanía Pedrosa y Antonio Priego visitaron las distintas empresas en las que los alumnos Erasmus de la Fundación en Sevilla realizarán sus movilidades futuras en Rende, Cosenza y Lecce, al sur de Italia.

Destacar las visitas a las empresas Omnia, Hospital de Lecce, Carlifashion, Peluquería Roberto Vitaro, etc

 

Posterior a la visita de estas compañías, Estefanía y Antonio cogieron un vuelo para llegar a Bolonia y de ahí a Ferrara, donde se compartieron las buenas prácticas del centro Sopeña a la Comuna de Ferrara, con Giorgio Maghini como persona de contacto en la institución.

Para finalizar, también pudieron visitar a 4 alumnas de Educación Infantil que se encontraban realizando sus prácticas en escuelas infantiles de la zona.

Miriam Coronado, alumna de cfgm peluquería. Rende (Italia)

Aún recuerdo el día que dijeron los seleccionados para irnos de Erasmus, fue una sensación de adrenalina y alegría única. Pero no fue hasta el día de coger el avión que me di cuenta a lo que realmente me enfrentaba.

Mi experiencia la podría dividir en dos partes.

La primera es la parte mala que duró unas 3 semanas, aquí te acuerdas de todo y de todos, echas de menos las más pequeñas cosas y sobre todo lloras, lloras muchísimo y es cuando te preguntas ¿qué hago aquí? o ¿en que maravilloso momento se me ocurrió echar la beca?. Llegue al punto de buscar avión de vuelta porque pensé que no podría aguantar 3 meses aquí sola, y si lo hacía acabaría loca. Pero quise aguantar y terminar esta experiencia con la que tantas veces había fantaseado, además ya nos habían avisado de que las primeras semanas son muy duras.

Yo y mis compañeras éramos muy diferentes, además ellas eran amigas de antes y yo me sentía un poco aislada y por si no fuera poco el barrio tampoco ayudaba, puesto que estaba alejado de todo y muy mal comunicado, los autobuses se acababan a las 19:30h y si lo perdías tenías que subir a oscuras una carretera en cuesta donde pasaban los coches a gran velocidad.

Pasaban los días y yo seguía sola y aburrida, me veía las series de netflix por días, mientras lloraba claro.

Ahora pienso que solo fueron 3 semanas pero estando aquí todo se intensifica muchísimo, tanto lo bueno como lo malo.

Como no encajaba con mis compañeras de piso y no veía un cambio a corto plazo decidí tomarme esto como un reto, pero claro no era nada fácil y justo cuando estaba a punto de tirar la toalla llegó una nueva compañera de piso, no sabía yo en ese momento que sería la que me salvaría de perder la cabeza.

Además no vino sola, vino con dos chavales más. Al principio no parecía que fuésemos a encajar, ellos son de Pamplona con prejuicios del sur y yo del sur con prejuicios del norte, pero todo lo contrario, eso fue lo que nos unió, nuestras diferencias.

Y justo aquí es donde empieza la segunda parte, donde de verdad empieza mi Erasmus.

Los primeros días de ellos llegar, durmieron en el suelo de nuestra casa porque no tenían donde dormir. Esto hizo que fuésemos cogiendo confianza. Y cuando les dieron una casa nos invitaron a irnos a vivir con ellos, y al mes de estar aquí nos fuimos a convivir los 4.

 

Esta ha sido la mejor parte, la convivencia con ellos las risas, las bromas, las fiestas de pijamas, horas y horas de jugar a las cartas y mil de historias y anécdotas que contar, aunque no todo ha sido bonito también hemos discutido por saber a quién le tocaba barrer o por quien hacía la comida pero incluso ahí cuando lo arreglábamos nos reíamos los unos de los otros.

 

También hemos conocido a italianos con los que hemos hecho amistad y nos han llevado a sitios que no hubiésemos conocido sin ellos. Quizás esta ciudad no sea la más bonita pero si está llena de gente maravillosa.

Mi experiencia en el ámbito laboral ha sido buena aunque no haya aprendido muchas cosas, los compañeros han sido siempre muy buenos conmigo y me han ayudado muchísimo con el italiano.

 

Respecto a lo personal solo tengo que decir que ha sido una experiencia increíble que repetiría mil veces y que me llevo recuerdos para toda la vida. Creo que después de esta etapa en mi vida he mejorado en varios aspectos como puede ser la timidez, la madurez, en independencia…

Así que si estás pensando en irte de Erasmus te animo a que lo hagas, pero teniendo muy claro que los principios no son buenos pero tranquilo porque siempre sale el sol.

Cristina Saldaña, alumna de educación infantil en Parma, Italia

Piso encontrado, con llaves propias, maletas deshechas, casa adornada con fotos y con regalos de nuestros/as amigos/as y familiares, llega el momento: conocer nuestra empresa. Escuela Infantil en la que estaremos de lunes a viernes durante 3 meses.

El primer día te preguntas cómo será la Escuela Infantil, qué clase será la tuya, quiénes tus educadoras, cómo serán, si estarás bien, si te gustará, etc.

Conforme van pasando los días, el idioma deja de ser un problema, los nervios se van, vas entendiendo mejor el motivo de cada cosa que se hace o la forma de hacerla.

En cuanto han pasado pocas semanas, comprendes que esas personas van a ser tu familia y tus amigos durante todo el tiempo que estarás fuera, son las que hacen que cada día te levantes con ganas de ir, que las mañanas se te pasen cada vez más rápido, y que las semanas vuelen.

Los niños/as y educadoras son los encargados de sacarte una sonrisa cada día, y de hacer que se te olvide la distancia a la que estás de los tuyos.

Pero también viajas, y en estos viajes conoces nuevas costumbres, curiosidades, monumentos, y vives nuevas experiencias.

 

BOLONIA:

FLORENCIA:

MILÁN:

MÓDENA:

MONTEROSSO:

PISA:

VENECIA:

VERONA:

Y después de todo esto, te das cuenta que lo que en un principio veías como una eternidad, ha pasado como si nada, y de nuevo te ves haciendo tres maletas para dejarlo todo atrás, pero llevándote contigo nuevas amigas, personas, experiencias, conocimientos, viajes y niños/as.