Eva Iglesias y María Serrano, CFGM Peluquería y Cosmética Capilar – Avezzano (Italia)

Leer más

Celeste Durán, CFGM Peluquería y Cosmética Capilar – Avezzano (Italia)

Leer más

Ana Angulo y Eva Luis. Guastalla (Italia). Educación Infantil

Hemos vivido la experiencia de una movilidad Europea en Italia, concretamente en la Región de la Emilia Romagna, situada entre Milán y Florencia.

Tras nuestra llegada al aeropuerto de Bolonia (ciudad más importante de la zona) y ponernos en contacto con el resto de participantes de la experiencia, un total de 39 personas entre docentes y Educadores Infantiles de diferentes escuelas,  nos trasladamos a Guastalla, lugar donde nos alojamos y recibimos toda la formación del programa Progetti Infancia, allí nos recibió la coordinadora del mismo, Rossi Federica.

 

Nos llama la atención, que llegamos a un centro de atención a las familias, lugar donde se coordina la intervención educativa que se sigue en las diferentes Escuelas infantiles y espacio de encuentro para las familias, esto pone de manifiesto la implicación e importancia que en la región se le da a la Educación Infantil.

 

Tras este primer día, para situarnos y orientarnos un poco, comenzó la dinámica que íbamos a seguir durante la semana, por las mañanas visita a diferentes Escuelas Infantiles, allí llamados “Nidos”, impresionantes cada uno de ellos, por la dotación en recursos, tanto humanos como materiales y lo más llamativo, los espacios con los que cuentan, especialmente los Jardines, donde los niños y niñas tienen  multitud de espacio al aire libre donde jugar, experimentar…aprender…. un detalle significativo… no hay aula de psicomotricidad… ¡lógico!, no la necesitan.

 

1.Nido d’infanzia Iride

 

2.Aula de experimentos naturales  Nido Iride

Las escuelas infantiles visitadas tienen un eje central común, fomentan la autonomía del niño/a a través de experiencias reales con el entorno natural que les rodea y gran multitud de materiales que hacen de cada espacio un lugar único y especial, ya que los menores pueden poner en práctica distintas áreas de aprendizaje como las habilidades sociales, los hábitos y rutinas, dibujo, plástica visual, iniciación a la lectura etc., en un ambiente libre, donde pudimos observar que cada lugar puede ser educativo y como las coordinadoras pedagógicas afirmaban “es más fácil educar a un niño o niña sin miedo, que corregir miedos aprendidos” ya que para ellos es fundamental el concepto del niño/a que investiga, es curioso, explora y experimenta.

Por las tardes, volvíamos a Guastalla, al centro de Atención a las familias, donde  asistimos a jornadas de formación, impartidas por las coordinadoras pedagógicas de las escuelas visitadas, jornadas muy interesantes, enriquecedoras, innovadoras, pero también agotadoras.

Una de las tareas obligadas, era visitar a nuestro alumnado que realizaba la FCT, en El Nido Pifferaio Mágico, en la ciudad de Parma, ciudad universitaria, con historia, tradición y un centro urbano “bellisimo”. La visita, que duró un poco más de tres horas, ha sido una de las experiencias más gratificantes y satisfactorias que hayamos podido tener. Ver a “tus alumnos y alumnas” cómo se desenvuelven en un contexto, ciudad y país diferentes, sin sus familias, sin sus amigos, totalmente integrados en la vida de la Escuela Infantil, ver cómo están disfrutando y aprendiendo, y escuchar la valoración que hacían de nuestro alumnado, en palabras de las educadoras italianas: “ragazzas y ragazzo bravissimo” (chicas y chicos muy buenos)…. verlos allí y haciendo de nuestros traductores y guías, hacía que literalmente se nos “cayese la baba”.

Tuvimos tiempo para el reencuentro, con nuestras ponentes en las Jornadas Bassa Regianna “La Pedagogía del Asombro”, con Mascia Marconi, tuvimos la ocasión de visitar la Escuela Infantil en la que ejerce como coordinadora pedagógica, además de ser una de las formadoras del curso y Giliola Belli, tuvo la gentileza de venir al Centro de Atención a las Familias para visitarnos. “Es muy grato estar allí y ver cara conocidas”.

La última actividad  a la que nos invitaron fue hacernos partícipes de un laboratorio junto al Atelierista que nos visitó en el centro de Atención a las familias. La experiencia estuvo llena de color, creatividad y compañerismo ya que todos los componentes participamos activamente en su desarrollo, además de disfrutar gratamente con el resultado de unos cuentos estupendos, fruto de nuestros trazos  libres  con diferentes materiales tintas,tizas,colores,etc.

A toda esta experiencia añadir la buena compañía, un grupo de docentes de diferentes partes de España, con los que hemos compartido información, experiencia y convivencia, en los pocos momentos que teníamos libres… y también buena comida.

Por último agradecer al equipo de movilidad y a las compañeras que nos han precedido en esta experiencia, por transmitirnos la ilusión y la motivación para realizar esta movilidad que nos ha cargado de ideas y sobre todo ganas de innovar en nuestra práctica docente y seguir animando a nuestro alumnado y compañeros y compañeras del departamento a vivir la experiencia.

Laura morales. pcc. Lecce (Italia)

Voy a contar brevemente mi experiencia… Tengo que decir que hubo cosas buenas y cosas malas.

Cuando llegué estaba muy emocionada por comenzar con la experiencia, pero no fue del todo lo esperado…  Se suponía que estaría una semana o un poco más en casa de la tutora, pero resultó que tendría que estar hasta el 4 de noviembre en su casa, eso quería decir que pasaría casi todo el tiempo  con ella y su familia…

Después de dos semanas insistiendo y con la ayuda de Antonio y Rosario, conseguí encontrar un piso para mí, y días después llegaron otras estudiantes españolas, ahí fue cuando al fin comencé a disfrutar de mi Erasmus.

 

Iba a las prácticas entre semana, salía con otros Erasmus los fines de semana y con la organización de Erasmus de la universidad hice un viaje a la toscana. Ese viaje fue de lejos la mejor experiencia de todas, los sitios que visitamos fueron fantásticos, valió la pena tantas horas de autobús…

A parte de estar en Firenze, también estuve en Siena, Pisa y en las Cascadas de Saturnia, fue estupendo conocer esos lugares tan distintos entre ellos.

Una vez que llego el 4 de noviembre volví a mudarme con las compañeras de piso, al principio fue muy bien, nos caímos bien y estábamos casi todo el tiempo juntas, hacíamos planes los fines de semana. Hasta que empezaron a haber ciertos problemas en casa que aún siguen sin haberse aclarado…

En las prácticas en un principio era todo más difícil, porque al ser otro idioma me resultaba muy difícil relacionarme, pero poco a poco fui manejándome mejor en ese aspecto. Con los jefes no era tan fácil, porque se molestaban un poco cuando no entendía algo y no tenían mucha paciencia, pero con las compañeras mucho mejor, ya que me ayudaron muchísimo mientras estuve allí.

Con todo lo que he contado no quiero desanimar a nadie, solo he contado mi experiencia que no tiene que ser la de nadie más, a pesar de lo malo, miro lo positivo que me ha pasado estando allí.

Lo positivo es que he conocido lugares que no hubiera conocido nunca, he descubierto cosas de mi personalidad que no conocía, como que soy más paciente de lo que pensaba, también he aprendido a manejar el dinero de forma más responsable y administrarlo mejor.

 

Sobre todo he descubierto que no todas las personas de un lugar son iguales, ya que algunos te tratan súper bien y otros por no hablar el mismo idioma te dan un poco de lado, pero son más las personas que te ayudan a que te sientas mejor.

La conclusión a la que llego después de este viaje es que todas las experiencias, buenas y malas te hacen crecer, conocerte más a ti mismo y descubrir que estando lejos sale un instinto de supervivencia que te hace madurar en muchos aspectos. Por lo que sin duda volvería a repetir la experiencia Erasmus aunque claramente cambiaria algunos hechos que pasaron.

Soledad Zapata y Gloria Meléndez, alumnas de cfgm cae, en Lecce (Italia)

ERASMUS; experiencia que te cambia la vida, te incita a conocer gente nueva, encontrarte a ti mismo y vivir una vida entera en solo 3 meses.

 

Estos 3 meses han sido para nosotras un continuo aprendizaje. Parece que fue ayer cuando llegamos a esta bella ciudad, con la incertidumbre de quien llega a un sitio nuevo, con un idioma distinto y adaptarse no siempre es fácil. Hoy se nos hace raro dejar el que ha sido nuestro hogar durante todo este tiempo.

 

Esta experiencia nos ha hecho crecer personalmente y laboralmente. Muchas veces el tiempo no es proporcional a la intensidad con la que vivimos las cosas. Hemos exprimido al máximo el tiempo, pudiendo disfrutar así de todo el Salento, Sicilia y el norte de Italia. Todo esto ha terminado pero se ha convertido en algo muy especial que ocupará por siempre un lugar en nuestros corazones porque Lecce también tiene un color especial.

Han habido conversaciones, momentos y emociones muy intensas, y, a partir de ahora, trataremos de vivir cada día al máximo y de transmitir a todas las personas lo que hemos conocido aquí y lo que ha significado para nosotras.

Ahora solo queda la inevitable sensación de ver como termina esta historia, pero con la oportunidad de haberlo saboreado y exprimido de principio a fin.