Alicia y María (GS Estética Integral), movilidad en Roma

Somos Alicia y María dos alumnas del grado superior de estética integral y bienestar quienes con mucho esfuerzo e ilusión quisimos embarcarnos en esta aventura nunca mejor dicho, quisieramos contar muchas cosas que nos han sucedido a lo largo de estos tres meses pero comienzo por el principio, no tuvimos suerte en la hora del alojamiento ya que en otros destinos tuvieron alojamiento ya buscado desde Sevilla pero nosotras, en cambio, nos costó muchísimo alojarnos en Roma, encontramos un piso a cinco días de irnos, el cual finalmente tuvimos problemas (de dinero) con el dueño porque quisimos irnos al mes a otro más cerca de trabajo y hubo un gran malentendido por la app Airbnb, finalmente lo resolvimos, también puedo recalcar que somos dos chicas no tan jóvenes y que ya hemos vivido fuera de casa lo cual quiero decir que este caso para cualquier otro alumno más pequeño podría haber sido todo un laberinto. 

Los otros dos meses estuvimos alojadas en un piso compartido con otras dos chicas en una zona muy juvenil repleta de vida.

Por otro lado, como bien dijimos al principio nuestra experiencia ha sido toda una aventura, la empresa tampoco resultó ser de nuestro agrado, a los próximos alumnos erasmus qué decirles, que a la mínima que no os agrade algo en la empresa comentarlo todo al centro de estudios.

Pero realmente nos quedamos con la experiencia vivida en esta gran ciudad, Roma, preciosa Roma. Todos los lunes, nuestro día de descanso lo aprovechamos para hacer turismo, llevamos en nuestro carrete miles de recuerdos en lugares fascinantes repletos de historia, el primer día que llegamos al final de la calle y nos encontramos con la Fontana se nos llenó el cuerpo y los ojos de ilusión, si de día es bonita por la noche os podemos adelantar que es una maravilla. 

Todos los monumentos tienen su magia pero de noche no os podéis perder si alguna vez visitáis la ciudad. También la temperatura, notamos la diferencia en cuanto al calor, allí es un calor húmedo y aquí tenemos un calor seco, lo cual se notaba con diferencia pero siempre se solucionaba con los famosos helados de la ciudad.

Aunque hayamos tenido problemas a lo largo de estos tres meses podemos decir que nos llevamos esta experiencia para siempre, la cultura, cada calle de la ciudad, el barrio de Trastevere y sus miles de bares y su gente porque allí hemos dejado un pedacito de nosotras de amistad con amigos que hicimos.

Toda una aventura, nuestra experiencia Erasmus en Roma.

Alba y Elsa (GS Educación Infantil), movilidad en Ferrara

El pasado 12 de junio de 2022 le pusimos fin a una de las etapas más bonitas que sin duda hemos vivido.

Han sido tres meses de muchos miedos pero sobre todo de mucha alegría e ilusión.

Tres meses donde las risas, el cariño y ni siquiera las lágrimas han faltado.

Ha sido una experiencia llena de viajes en los que cada lugar que llegábamos aprendíamos algo diferente.

Además, aunque haya sido corto, hemos tenido la suerte de poder hacer este Erasmus en Ferrera de la mano de una de nuestras mayores vocaciones.

No ha podido ser más bonita, la forma en la que con un idioma totalmente nuevo y otras tradiciones hemos sabido conectar de la mejor manera.

Tres meses en los que nos llevamos a muchas personas que hemos conocido, muchas amistades nuevas que quién sabe si volveremos a ver algún día.

Tres meses, cortos pero intensos. Tres meses que ha hecho que un pedacito de nosotras se quede en Italia siempre.

Sobretodo, a nuestras compañeras, por no conocernos de nada y llegar el punto que sabíamos de sobra cuando alguna estaba mal sin decir palabras.

Por querernos como lo hemos hecho y sobre todo por conectar y disfrutar.

Gracias a Sopeña por darnos esta oportunidad que nos ha cambiado tanto.

Por si alguien se lo está preguntando, la respuesta es sí, haz ese Erasmus que tienes en mente! Volveríamos con los ojos cerrados.

Sara (GM Peluquería y C.C.) y Jose (GM Gestión administrativa), movilidad en Avezzano (Italia)

Leer más

Experiencia Erasmus de Salud, María, Maribel y Alejandra en Bolonia (Italia)

Salud, María y Maribel CFGS Educación Infantil

Alejandra, CFGS Administración y Finanzas 

Nuestra aventura Erasmus

Por, Salud Rejano, María Pacheco, Alejandra Camacho y Maribel Quintero.

 

Todo empezó para nosotras el día 19 de Marzo del 2021, cuando salíamos rumbo a una bonita ciudad del norte de Italia, llamada Bolonia.

Muy ilusionadas de haber llegado y con muchos planes por hacer nos dirigimos al piso que habíamos alquilado anteriormente por internet en el cual nos encontramos con una gran estafa; pues el piso existía pero nunca llegó su propietaria para entregarnos las llaves. En esto consistió nuestro primer día: estuvimos divagando con pesadas maletas por toda Bolonia, buscando un sitio donde pasar la noche con el obstáculo del idioma añadido que intentamos solventar con ayuda de nuestra coordinadora de Erasmus, aunque tampoco terminó muy bien debido a que cuando al día siguiente nos disponemos a irnos hacia el piso nuevo que habíamos estado buscando nos encontramos con la sorpresa de que nos reclaman pagar 350€ por esa sola noche y donde no tuvimos más remedio que pagar lo que nos pedía: ahí nuestra segunda estafa.

Italia en ese entonces seguía muy afectada por el Covid19; con un nivel muy alto de contagios Bolonia se encontraba en zona roja, lo que significaba que casi todo estaba cerrado tanto comercios como hostelería, pues sólo abrían diariamente los esenciales como supermercados y farmacias. Así que la primera impresión que tuvimos al salir a pasear fue que la ciudad parecía desierta, era muy triste, fría y aburrida. Además, justamente el día siguiente de nuestra llegada, cerraron las escuelas, por lo cual María, Salud y Maribel, se tenían que quedar en casa. Sólo Alejandra pudo empezar las prácticas como administrativa en una clínica privada donde la acogieron y guiaron muy bien durante todo el período de prácticas permitiéndole desarrollar sus conocimientos en este terreno.

Pasados 15 días, abrieron por fin las escuelas aunque Salud y Maribel se encontraron con una triste sorpresa: la escuela decidió no aceptarlas debido a la situación. Problema que rápidamente solucionó la coordinadora Erasmus de Bolonia hablando con la Escuela en la que estaba María y donde afortunadamente también las aceptaron. Fue muy impactante empezar las prácticas en la escuela italiana ya que no tenía nada que ver con lo aprendido en España sobre el método Montesori, ni con la metodología estudiada por lo que María, Salud y Maribel llegaron a la misma conclusión: estaban en una Guardería como bien se decía en Bolonia.

Hemos podido comprobar que el idioma es una gran barrera, pero que poco a poco con el pasar de los días lo fuimos superando y nos fue gustando cada vez más. Disfrutamos mucho de nuestras prácticas ya que nos acogieron super bien, nos hicieron sentir realizadas y nos enseñaron y ayudaron mucho.

Cuando ya llevábamos mes y medio en esta ciudad, ya bastante más adaptadas a la situación, decidimos atrevernos a viajar y disfrutar aún más de la experiencia Erasmus. Tuvimos la oportunidad de viajar a magníficas ciudades como: Módena,Pisa, Florencia, Verona, Venecia, Ravena, Milán, Rímini y como no, Roma, así  como disfrutar de la gastronomía, cultura y costumbres de todas estas.

Para concluir hemos de decir que es una ciudad bastante costosa para un estudiante, en cuanto a vivienda, comida y transporte. Pues a futuros estudiantes recomendamos que hagan la compra en el Lidl o en el Aldi, los demás supermercados suben mucho de precio.

Destacar que es una experiencia maravillosa e inolvidable la cual pensamos que todo el mundo debería vivir al menos una vez en la vida, por todo lo bueno que aporta a uno como persona. y por último agradecer a Erasmus y nuestro centro Sopeña por haber hecho todo esto posible.


 

Paula y Ana. CFGS Asesoría de Imagen Personal. Catania (Italia)

Experiencia Erasmus en Catania (Italia), Paula Velázquez y Ana Padilla. CFGS Asesoría de Imagen Personal

Durante tres maravillosos meses hemos tenido la suerte de vivir en la ciudad de Catania, en Sicilia. Esta ciudad, nos ha sorprendido mucho más de lo que nos imaginábamos. Los ciudadanos son muy cercanos, incluso se podría decir que similar a lo que estamos acostumbradas, la gente de Sevilla.

Esta ciudad se ha convertido en nuestro hogar durante este periodo de tiempo, y con ello, todos los Erasmus españoles y amigos cataneses que hemos tenido el placer de conocer, quienes se han convertido en nuestra familia. Y, es que, cuando te vas a vivir a otra ciudad y país, todas las personas que conoces y son cercanas, son tu familia. Todos y cada uno de ellos han ejercido como padres, madres, hermanos y amigos.

A pesar de la situación mundial actual hemos podido disfrutar de la experiencia muchísimo. Hemos descubierto sitios maravillosos de la ciudad como el Parque Bellini, el cual te sorprende con sus zonas verdes casi verticales en medio de la avenida de tiendas principal; el Castillo Ursino en una plazoleta rodeada de callejones; o el mercado “Fera ‘o luni”, lleno de todo lo que uno pueda imaginar con sus alegres vendedores. Además, hemos tenido la oportunidad de recorrer la isla de Sicilia visitando sus increíbles pueblos, e incluso un viaje haciendo ruta para conocer el norte de Italia.

No tenemos palabras para expresar lo agradecidas que estamos de haber podido disfrutar una aventura así. Te hace crecer en todos los aspectos que uno pueda conocer, así como enriquecerte personalmente. Por mucho que cuenten sobre el Erasmus, hemos aprendido que hay que vivirlo para llegar a comprenderlo, porque verdaderamente, no existen suficientes palabras que expresen todo lo que te llega a cambiar la vida.

Solo nos queda decir, que si cualquier persona está dudando en realizar esta movilidad, sea el tiempo que sea y en el momento que sea, la respuesta es un rotundo sí. Adelántate, arriesga y verás como se gana muchísimo.

Una pequeña advertencia, lo peor del Erasmus son las despedidas, pero siempre hay que recordar que solo es el principio de algo, que si se quiere, nunca acabará.

Suerte y disfruta. Es una experiencia increíble.

Gracias una vez más.

 

Ana Padilla Marín y Paula Velázquez Delgado.


 

Lucía Pérez, CFGM Cuidados Auxiliares Enfermería, Bolonia (Italia)

Todo lo que he aprendido, vivido y descubierto en esta experiencia, va a permanecer para siempre conmigo.

Maduras en muchos sentidos, aprendes a ser una persona independiente, a valorar otras cosas que antes no las valorabas, a enfrentarte solo a situaciones totalmente nuevas, ves desde otra perspectiva lo que tienes en casa, conoces lugares preciosos y ves la vida de una manera distinta a como la veías antes.

De un día para otro eres tú el responsable de hacer todo, aprendes a administrar, a llevar una casa, a hacer la compra, a convivir con personas diferentes a ti y que no conocías.

Reconozco que he aprendido a valorar y querer a mi país estando fuera estos 3 meses. A ser consciente de lo que de verdad importa y de lo que no importa tanto.

Tus sentimientos hacia tu familia y amigos se multiplican. Y te das cuenta de que no es tan importante el lugar, sino, las personas de las que te rodeas.

Mi meta era madurar, ser más responsable y fuerte, valorar realmente las cosas, aprender más sobre mi profesión, conocer otras ciudades y disfrutar todo lo posible de esta experiencia, y puedo decir orgullosamente, que creo que casi todo esto se ha cumplido.


 

Eva Iglesias y María Serrano, CFGM Peluquería y Cosmética Capilar – Avezzano (Italia)

¡Hola!

En primer lugar, queremos presentarnos. Somos Eva y María, dos chicas que han realizado la FCT en Avezzano (Italia) tras cursar el grado medio de Peluquería y Cosmética Capilar.

Queremos contaros un poco como ha sido nuestra experiencia allí. Podríamos estar durante horas y horas contando experiencias, anécdotas y miles de cosas más que nos han sucedido, desde perdernos en el primer tren que cogimos al salir del aeropuerto hasta estar más de un mes encerradas con covid. Pero esto es lo menos importante, ya que nos sirvió para disfrutar y aprovechar al máximo el tiempo que nos quedaba.

Hemos conocido lugares maravillosos, que estando allí ni nos lo hemos creído; Roma, con su Fontana de Trevi, Altar de la Patria, Plaza de España, Coliseo…Florencia, sus monumentos y arquitectura impresionantes y otros mares como el mar Adriático, situado en la costa de Pescara.

Sin duda alguna repetiriamos esta experiencia todas las veces que hiciera falta, hemos tenido la suerte de conocer a personas increíbles de otros proyectos de erasmus de Extremadura, Cantabria y Madrid con las que podremos contar toda la vida, visitar lugares maravillosos, aprender un nuevo idioma, cultura, costumbres, gastronomía, etc.

Podríamos estar así horas y horas, pero ya que una imagen vale más que mil palabras, os dejamos estos vídeos y fotos para que juzguéis ustedes mismos.

Simplemente gracias por haber tenido la suerte de disfrutar esta experiencia y compartirla con personas maravillosas,

Arrivederci Italia!

 

Eva María Iglesias Uruñuela

María Serrano Rivero


 

Celeste Durán, CFGM Peluquería y Cosmética Capilar – Avezzano (Italia)

Para nosotras la experiencia Erasmus+ ha sido una de las más enriquecedoras que hemos podido vivir. Tanto personalmente como profesionalmente.

Hemos podido comprobar por nosotras mismas como es desenvolverte con el idioma del cual partíamos de 0 y la verdad ha sido todo un reto para todos. Al principio ha sido algo extraño, ya que el hecho de no poder comunicarte perfectamente limita demasiado en ciertas cosas del día a día. Pero claro, para ello está el curso de la OLS, las salidas y conocer gente nativa del país, con la que poder practicar el idioma diariamente.

Además, hemos contado con un extra este año que ha sido el covid, el cual nos ha jugado algunas malas pasadas, pero nos ha hecho aprender que se puede salir de cualquier situación difícil.  Nos ha hecho crecer muchísimo y entender la seriedad con la que tenemos que tomarnos estos temas puesto que nos afecta tanto a nivel personal (sobretodo) como en el ámbito empresarial. Ya que, muchos de nosotros hemos tenido que cambiar de empresa al trabajar cara al público. Esto último no ha sido un problema ya que los socios con los que hemos tenido la suerte de contar han hecho una gran labor por nosotros. Han estado atentos siempre, las 24h del día por si necesitábamos cualquier cosa por insignificante que fuera.

Experiencia Erasmus en Avezzano (Italia)

 

 

Hablando por mi, sinceramente he tenido una suerte increíble al poder contar con una empresa en la que me han tratado como si fuese una más. Como alguien de la familia incluso. He podido hacer muchísima práctica relacionada con todo lo que aprendí en clases, además de adquirir nuevas técnicas aprendidas en el país de destino.

Por mi parte, mis responsables en la empresa han hecho todo lo posible para que me defendiese con el idioma y entendiese todo lo posible, intentando reducir en la medida de lo posible el uso de traductores para intentar tener conversaciones fluidas y que pudiese desenvolverme con facilidad y eso para mi, ha sido todo un logro. Incluso hablar con los clientes con soltura, explicarles mi experiencia y que tal lo estaba pasando allí haciendo mis prácticas.

Viajar ha sido lo mejor sin duda, hemos tenido tiempo para desconectar y conocernos. Conocer también nuevos lugares y costumbres, arte visual en todos los aspectos; tanto arquitectónicos como de cualquier tipo.

Hemos visto lugares muy bonitos a los que nos encantaría volver, desde luego. Mis destinos favoritos han sido Florencia, Pescara y Roma…

En definitiva, un pedacito de mi se ha quedado en Italia, y con ello, también me llevo un trocito de Italia en mi. Mucha gente a la que le he cogido mucho cariño, la empresa de acogida y los socios. Recomiendo a cualquier persona que esté pensando en realizar un Erasmus, que se anime a ello, porque no se va a arrepentir en absoluto. Son muchas las emociones que se viven en este proyecto y de verdad, valen la pena cada una de ellas. Y disfrutadlo, porque en un abrir y cerrar de ojos el tiempo habrá pasado, y hay que disfrutar cada día. Todo son ventajas, experiencia inolvidable y algo más que añadir al currículum.

 

— Celeste Durán Ruiz.


 

Angela Gracia, CFGS Educación Infantil, Bolonia (Italia)

¿Quieres irte de Erasmus y no sabes qué destino elegir?

Mi nombre es Ángela, soy estudiante del último curso del CFGS de Educación Infantil y mi experiencia como estudiante Erasmus empezó hace casi 3 meses cuando llegué a Bolonia, Italia, con 2 maletas repletas de cosas y muchas ganas de empezar mis prácticas.

El comienzo fue un poco complicado porque venía a este nuevo país con un alojamiento pagado de antemano, así que por favor, a quien esté leyendo este blog: tened mucho cuidado con las estafas en línea porque se llevan una buena parte de tus ahorros…

Quitando esa breve anécdota, quiero decirte que Bolonia es una ciudad increíble, con unas calles bellísimas, un ambiente estupendo para aprender y conocer a gente increíble de muchas partes del mundo.

 

Además, es un destino estupendo para coger una mochila y montarte en el tren, elegir uno de los millones de destinos interesantes y disfrutar de la experiencia. Como buena viajera, he visitado ciudades como Pisa, Módena, Florencia, Milán, Rímini, Génova y por supuesto Roma… Qué deciros de estos maravillosos lugares que no sepamos si buscamos fotos por internet…. ¡Increíbles!

Sobre la comida, predomina la pasta, la pizza y los embutidos. Los supermercados suelen ofrecer unos precios más elevados que los que nos encontramos por Sevilla (aunque tranquilidad que existen el Lidl y Aldi: mi salvación para estos meses).

¡Anímate a venir, no te arrepentirás!


 

Ana Peña, CFGM Gestión Administrativa Roma (Italia)

He tenido la suerte de vivir durante tres meses en Roma, aunque en unas circunstancias muy particulares, puesto que con el Covid-19 la vida nos ha cambiado a todos y no se ha podido vivir la Erasmus de la misma manera, pero, aun así, la he disfrutado mucho.

Respecto a la empresa, muy contenta, me recibieron y me acogieron muy bien. Los primeros días de adaptación a la empresa y también con el idioma. Entre semana tenía menos tiempo, me daba el paseo hasta llegar al piso; Los fines de semana los intentaba aprovechar al máximo para que me diera tiempo a visitar todo, puesto que cada vez había más restricciones por el Covid-19 y cerraron museos, bares a una cierta hora, toque de queda … y todo iba cambiando.

Roma es una ciudad maravillosa. Era la primera vez que la visitaba. Todos me decían que ya me daría cuenta de lo caótica que es, además de bonita. Pero todo tiene su lado bueno, y es que, durante este tiempo, he podido visitar los museos sin colas, he podido utilizar el transporte público sin estar tan lleno que haya que esperar al siguiente metro o autobús, he podido pasear por sus calles tranquilamente y disfrutar de cada rincón, de cada fachada, de cada fuente, de cada vista, de cada detalle …

A pesar de las circunstancias, ha sido una experiencia increíblemente bonita en todos los aspectos y muy recomendable. Te aporta crecimiento en todos los sentidos, conoces un nuevo idioma, gente nueva y también te hace valorar y agradecer más.