Carmen González, cfgm farmacia y par., movilidad en la Valetta (Malta)

Buenas, mi nombre es Carmen y os voy a contar mi experiencia Erasmus, en un breve resumen; antes de comenzar,  debo decir que todo lo que se vive no se puede contar con palabras esto simplemente se vive.

Se podría decir que esta experiencia comienza en la primera reunión Erasmus…. Pero verdaderamente, comienza cuando sabes que estás dentro, que eres una de las pocas personas que tiene la oportunidad de vivir un Erasmus.

Mi destino fue Malta, cuando llegue allí lo primero que pensé, fue, ¿dónde me he metido? Sí, parece raro,como podía pensar eso cuando estaba deseando que llegara el día . Sinceramente cuando llegas nada se parece a lo que tenias pensado, pero es muy normal es otro país con otras culturas, estas lejos de casa, de tu familia, no tienes las mismas comodidades… pero te vas adaptando sin darte cuenta, y si es verdad, muchas veces te entrará la bajona como digo yo y seguirás pensando que por que no te quedaste en tu país, pero os aseguro que eso cambiará…

Yo la pasé muy mal varias veces de hecho por eso sé que como yo cambié de opinión a ustedes también os pasará.

Al principio estas solo, pero jamás os podríais hacer a la idea de todas las personas que conoceríais, jamás.

En esta experiencia haces tu propia familia, aunque no sea de sangre, yo de hecho me llevo varias personas de las cuales se que nunca las voy a poder olvidar junto con los momentos que he vivido con ellas, personas que de la nada se volvieron tan importantes…

Muchas veces pienso que todos coincidimos allí por algún motivo, sea cual sea ese motivo ha sido un placer compartir 3 meses con esas personitas cada una tan diferente y a la vez tan parecidas…

Todo es tan increíble… Cada fiesta…cada momento…, superaba tanto al anterior que era imposible que aumentaran los sentimientos.

Lo peor es que el tiempo va pasando sin darte cuenta, hasta que llega esa semana que veías tan lejana, esa semana que quieres aprovechar todo el tiempo posible ya estés todo lo cansado que se pueda estar, que al día siguiente tengas que ir a las prácticas con los ojos medio cerrados y aún así sigas aprovechando cada minuto, segundo… y todo porque sabes que probablemente no vuelvas a ver a esas personas o mejor dicho a esa familia que elegiste para que fuera parte de tu historia.

Cuando llega el día de volver … comienzas a recordar esa primera reunión, esos nervios e ilusión, el día que llegaste a tu destino, el primer día que saliste de fiesta, de la primera persona que conociste hasta la última… te da tanta tristeza dejar todo atrás que no quieres irte.

Aconsejo vivir esta experiencia, a mi me ha marcado un antes y un después en mi vida, he aprendido muchas cosas y me ha enriquecido en muchos aspectos. Pero de verdad que hasta que no se vive por mucho que os hablen bien o mal, nunca se puede imaginar lo que se llega a vivir.

Si me peguntasen si volvería a ir, mi respuesta sería un Sí.

Malta es un País de muchas playas y muchas iglesias, es un lugar que aunque parezca antiguo por sus casas etc, es precioso para visitar. También tengo decir que hay muchísimas fiestas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + dieciocho =