Julia López, alumna de cfgm farmacia y parafarmacia, en Malta

Todo comenzó en el momento que nos dieron la charla informativa sobre la posibilidad de hacer un Erasmus. Yo desde ese momento sabía que quería irme, que debía hacerlo. Primero fue el proceso de selección, luego la espera en Navidad, ansiosa de la vuelta de las vacaciones para saber si era yo una de las seleccionadas para irnos. Efectivamente así fue. Todo en mi vida cambio y empezó la cuenta atrás para el día de marcharnos.

En un abrir y cerrar de ojos íbamos subidos en el avión. A la aventura. Y nunca mejor dicho porque en mi caso, ir sin saber dónde iba a alojarme, era una locura. Al llegar, nada fue como lo esperaba. Pero ahí estaba la prueba de quién sabe buscarse la vida en otro país y sin hablar el idioma. Todo resultó bastante sencillo. Busqué un alojamiento muy cercano a mi empresa, nuevo y con todo lo necesario para vivir un gran Erasmus.

Luego llegó el momento de comenzar a trabajar, y a pesar de que la mayoría del tiempo ha sido en la empresa, mi tutora de prácticas y el resto de trabajadores me acogieron como una más. Han sido como mi familia allí, por lo que estoy agradecida con ellos.

En cuanto a adaptación, todo fue fácil, y un poco lo que ya llevo años viviendo, por lo que las tareas de casa, trabajar, administrar el dinero, etc. No fue nada nuevo, y no he echado de menos nada ni nadie excepto bailar (y estar delgada). El idioma un poco regular, porque siempre hablaba en español, y el inglés solo lo hablaba en momentos puntuales en la farmacia (porque allí hablaban maltes siempre).

En el piso que encontré, vivía una chica española también, y juntas, nos hicimos amigos de un grupo de Erasmus de otras ciudades españolas diferentes, y nos dedicamos los fines de semana a hacer turismo y actividades. Ha sido muy divertido y hemos conocido un país diferente, con su parte bonita y su parte mala. Pero lo más importante, sobre todo, es que nuestro círculo era pequeño pero muy unido, de modo que la compañía era lo que le daba sentido a las cosas. Hemos aprovechado mucho el tiempo, y nos hemos recorrido cada rincón de la isla, tanto a pie, el coche, autobús, e incluso nadando o volando un dron.

A nivel profesional me ha enriquecido mucho esta experiencia, ya que es mi primera experiencia en este sector. A nivel personal no tanto, pero conocer personas nuevas y otro país ha merecido la pena. Y sobre todo, para desconectar de tu vida, porque en los tres meses que estas allí, comienzas una nueva vida el día que llegas y acaba el día que te vas. Y el día de irte llega antes de lo que imaginas, y no quieres que llegue. Lo que se vive allí, solo se vive. No se puede explicar.

 

Lorena Salinas, alumna de cfgm peluquería y c.c., en Cracovia (Polonia)

ERASMUS EN POLONIA, EXPERIENCIA IRREPETIBLE

Cześć¡¡

Sin duda mi estancia en Cracovia durante mis prácticas de peluquería ha sido toda una aventura y una experiencia que siempre recordaré en mi vida. Me he llevado grandes amigos de la ciudad aparte de conocer la cultura y el idioma del país.

Un proceso de adaptación un poco complicado por el idioma pero al conseguirlo, he vivido grandes momentos.

Aparte de Cracovia he viajado con amigos que he conocido,  por Berlín( Alemania), Varsovia, Breslavia, Zakopane, Potsdam, etc.

Sin duda lo más enriquecedor de la movilidad ha sido la acogida de mi empresa y el de la gente local, personas muy simpáticas que nunca olvidaré; así como el relacionarme con gente de diversas culturas e integrarme en una sociedad totalmente diferente a la española.

Un país con una historia un poco trágica pero que hoy en día es un sitio muy tranquilo para viajar y vivir, muy recomendable.

Sin duda volvería a Polonia y ! os animo a salir de vuestra zona de confort, para poder vivir grandes experiencias en el extranjero¡

Manuel Marín, Alejandro Morancho, Natividad Lobo – Malta

Llega el momento de hacer la entrada de blog que nos pidieron Rosario y Antonio, esto quiere decir que se acerca el final de nuestro ERASMUS, mirando 3 meses atrás hemos cambiado mucho tanto a nivel personal como profesional, y aunque cada uno de nosotros 3 somos muy diferentes, notamos y percibimos un mismo sentimiento de haber evolucionado bastante en estos 100 días.

Coincidimos los 3 que echamos mucho de menos Sevilla, y a toda nuestra zona de confort, pero sin lugar a dudas esta experiencia nos ha cambiado para siempre, ya que enfrentarnos a problemas como es hacer nuevos amigos, administrar el dinero para poder comprar, pagar la casa, salir de fiesta, etc no es sencillo y además se une que es todo en otro idioma y otra cultura lo cual “choca” mucho al principio. Con el paso de los días nos fuimos haciendo a nuestra nueva casa y a nuestros nuevos compañeros que al final acabarían siendo más que eso, incluso amigos. Además, poco a poco fuimos mejorando y aprendiendo el idioma lo que nos facilitó mucho la adaptación.

A nivel profesional, aunque de manera distinta todos nos hemos sentido satisfechos en nuestros centros de trabajo y aunque es verdad que hay momentos que se pasa mal ya que quizás habríamos querido hacer más tareas o hacerlas de diferente forma, tenemos que pensar que es otra cultura y en algunos aspectos cambia la visión a nivel laboral.

En estos más de 3 meses nos ha dado tiempo a descubrir además de la fiesta (Paceville) un poco de la cultura maltesa, hemos estado en sitios diferentes, pero igual de bonitos, juntarnos todos en lugares tan hermosos como St Peter’s Pool, Mdina, las islas de Comino o Gozo ha sido una experiencia gratificante para todos, disfrutar de estas playas y estos lugares durante esta estancia será inolvidable.

Mientras escribimos esta entrada de blog a 3 días de marcharnos, organizamos la que será nuestra última salida, con los amigos que dejamos aquí y en el recuerdo los que se fueron y no olvidaremos. Volvemos a Sevilla con la mente más abierta, y habiendo crecido muchísimo tanto personal como laboralmente, por supuesto aconsejar a todo el que pueda que disfrute esta experiencia única e inolvidable.

 

Carmen González, cfgm farmacia y par., movilidad en la Valetta (Malta)

Buenas, mi nombre es Carmen y os voy a contar mi experiencia Erasmus, en un breve resumen; antes de comenzar,  debo decir que todo lo que se vive no se puede contar con palabras esto simplemente se vive.

Se podría decir que esta experiencia comienza en la primera reunión Erasmus…. Pero verdaderamente, comienza cuando sabes que estás dentro, que eres una de las pocas personas que tiene la oportunidad de vivir un Erasmus.

Mi destino fue Malta, cuando llegue allí lo primero que pensé, fue, ¿dónde me he metido? Sí, parece raro,como podía pensar eso cuando estaba deseando que llegara el día . Sinceramente cuando llegas nada se parece a lo que tenias pensado, pero es muy normal es otro país con otras culturas, estas lejos de casa, de tu familia, no tienes las mismas comodidades… pero te vas adaptando sin darte cuenta, y si es verdad, muchas veces te entrará la bajona como digo yo y seguirás pensando que por que no te quedaste en tu país, pero os aseguro que eso cambiará…

Yo la pasé muy mal varias veces de hecho por eso sé que como yo cambié de opinión a ustedes también os pasará.

Al principio estas solo, pero jamás os podríais hacer a la idea de todas las personas que conoceríais, jamás.

En esta experiencia haces tu propia familia, aunque no sea de sangre, yo de hecho me llevo varias personas de las cuales se que nunca las voy a poder olvidar junto con los momentos que he vivido con ellas, personas que de la nada se volvieron tan importantes…

Muchas veces pienso que todos coincidimos allí por algún motivo, sea cual sea ese motivo ha sido un placer compartir 3 meses con esas personitas cada una tan diferente y a la vez tan parecidas…

Todo es tan increíble… Cada fiesta…cada momento…, superaba tanto al anterior que era imposible que aumentaran los sentimientos.

Lo peor es que el tiempo va pasando sin darte cuenta, hasta que llega esa semana que veías tan lejana, esa semana que quieres aprovechar todo el tiempo posible ya estés todo lo cansado que se pueda estar, que al día siguiente tengas que ir a las prácticas con los ojos medio cerrados y aún así sigas aprovechando cada minuto, segundo… y todo porque sabes que probablemente no vuelvas a ver a esas personas o mejor dicho a esa familia que elegiste para que fuera parte de tu historia.

Cuando llega el día de volver … comienzas a recordar esa primera reunión, esos nervios e ilusión, el día que llegaste a tu destino, el primer día que saliste de fiesta, de la primera persona que conociste hasta la última… te da tanta tristeza dejar todo atrás que no quieres irte.

Aconsejo vivir esta experiencia, a mi me ha marcado un antes y un después en mi vida, he aprendido muchas cosas y me ha enriquecido en muchos aspectos. Pero de verdad que hasta que no se vive por mucho que os hablen bien o mal, nunca se puede imaginar lo que se llega a vivir.

Si me peguntasen si volvería a ir, mi respuesta sería un Sí.

Malta es un País de muchas playas y muchas iglesias, es un lugar que aunque parezca antiguo por sus casas etc, es precioso para visitar. También tengo decir que hay muchísimas fiestas

Rafa, Ana (cfgm farmacia) y Laura Lorena (cfgm act.comerciales), movilidad en Malta

¡Hola! Nuestra experiencia Erasmus en Malta durante las tres primeras semanas está siendo muy interesante, descubriendo poco a poco los pequeños encantos que este país esconde, no tan solo playas perfectas.

A pesar de que no hay aceras ni pasos de peatones (dato curioso) y de que hay más cuestas que personas (segundo dato curioso), es un lugar más accesible en cuanto a andar y dar un paseo (olvidarse de los autobuses, son una bazofia).

El clima es estupendo, es caluroso, pero con mucho viento (los días de lluvia mejor no salir o acabas empapado). Aún así, a 07 de Marzo aún no es tiempo de playa. Nos quedan muchas cosas por descubrir y aún así nos está encantando y estamos disfrutando al máximo de nuestra experiencia.

Aquí os dejamos algunas fotos de nuestra visita (por el momento) a la capital de Malta (La Valletta) y a Gozo (una de sus islas a las que hay que ir en barco).

 

Un saludo!! – Ana, Laura y Rafa.