Marina, Lucía, Gema, Andrea, María, Fran y Benito, movilidad en Malta

Marina (GM Gestión Administrativa), Lucía, Gema y Andrea (GM Farmacia y Parafarmacia), María y Fran (GM Emergencias Sanitarias) y Benito (GM Act. Comerciales), movilidad en Malta

Al principio cuando llegamos la verdad es que estábamos un poco asustados por lo que iba a suponer estar solos y sin la ayuda de nadie de ninguno de nuestros familiares ni amigos, estábamos un poco dudosos de si ir o no debido a la alta presión que es estar solos de viaje en otro país con otra cultura e idioma diferente pero la verdad es que apuntarnos al Erasmus fue una de las mejores decisiones de nuestras vidas, cuando nos cogieron en el proyecto Erasmus+ no nos lo podíamos creer, debido a que esta oportunidad es única en la vida para aprender a valerte por ti mismo, madurar y superarte.

Nunca creímos que en tan sólo tres meses íbamos a aprender tanto, a vivir tantas experiencias y sentir tantas emociones distintas, que íbamos a estar viviendo con personas que no habíamos visto en nuestras vidas pero, que aún así en poco tiempo ya se habían convertido en una segunda familia. Malta es un país que al buscar información en Google lo primero que ves son playas y fiestas en barcos, pero es mucho más que eso, cuando aprendes su historia entiendes dónde estás y por qué las cosas son como son y esto es algo que también cambia tu perspectiva completamente.

En Malta conviven muchas culturas diferentes, puedes encontrar a personas de todos los países y con costumbres diferentes a las nuestras, por lo que nosotros nos tuvimos que adaptar. Por lo tanto, no nos arrepentimos de haber escogido Malta como país al que ir de prácticas, ya que hemos recibido una buena acogida nada más llegar, ya que tanto nuestros compañeros del trabajo como la propia gente que vive allí han sido todos muy amables y cordiales, de hecho al llegar junio no hemos querido que se acabara, ya que ha sido uno de los mejores momentos de nuestras vidas.

 

Ojalá todo el mundo pudiera tener la oportunidad que hemos tenido al poder irnos de Erasmus. Hemos aprendido muchísimo y estamos muy agradecidos con el proyecto, porque irte de Erasmus cambia tu vida y tu mente, y si en el futuro podemos volver a tener esta oportunidad no dudaremos en aprovecharla de nuevo para seguir creciendo tanto personalmente como profesionalmente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − 4 =